Dyhzy tiene 23 años, es cosplayer, crossplayer y Drag Queen argentino. En medio de una sociedad particularmente machista, como la nuestra, él decidió saltar barreras y demostrar que aún en este complejísimo contexto, se puede hacer lo que uno quiere.

Por: Milu Hermida

N: ¿Hace cuánto haces cosplay? ¿Cómo empezaste?

D: Empecé a mitad de 2015, o sea, hará dos años y algo. Tenía 20 años. Mi primer cosplay fue Mario mujer para la Argentina Game Show de ese año.

 

PH: Ms fotografía

N: Ok, ahí es donde empieza lo interesante: sos hombre, haces crossplay y encima tu primer cosplay fue cross. El mío también, pero siendo mujer es como más común. En un país tan machista ¿Tuviste dudas para lanzarte con Mario mujer?

 

D: La cosa es así, y esta es la historia oficial, yo entre 2014 y 2015 estuve en una relación muy complicada con una chica cosplayer, vamos a omitir el nombre. En esa relación, que era totalmente tóxica, yo quería hacer cosplay pero “no lo tenía permitido” porque ella planteaba que tenía que ser la única que hiciera.

Además de eso, yo ya venía hace años mirando Drag Race, que lo conocí por una de las integrantes. La primera vez que las vi, me acuerdo, había sido en el video musical de Blurred Bynes de Detox y Vicky Vox. Me había quedado como “wow, pará, ¿Qué estoy viendo? ¿Estos son mujeres o son hombres? ¿Son chicas trans?” No entendía el hecho del Drag, de vestirse del otro género para crear un personaje. A pesar de no entenderlo ni conocerlo, yo estaba re cebado con que tenía que hacer eso. Estaba este tema de que no había salido del closet en ese momento, estaba en una relación súper tóxica, mi ex novia era totalmente homofóbica, al estilo “yo no soy homofóbica, tengo amigos gays”  y entre todo eso, cuando cortamos, después del período de crisis común de cuando terminas una relación, dije “pará, tengo total libertad para hacer lo que quiera… Y voy a hacerlo”.

Mi mejor amiga, que es fotógrafa, justo tenía que hacer un trabajo para la facultad de unas fotos tipo catálogo, y esa fue mi primera vez en Drag (“recontra chota, recontra cutre”, agrega Dyhzy entre risas), una ceja más arriba que la otra, maquillaje malísimo, pero todos empezamos así, desde abajo, como el orto. En ese tiempo entendí que si tenía la libertad para hacer eso, entonces también para hacer cosplay, y  me fijé cuál era el evento más próximo.

Casualmente yo estaba peleado con una amiga de la secundaria y, cada tanto con mis amigos nos metíamos en un blog que tenía ella donde escribía artículos y había uno sobre la Game Show. Vi eso y dije: “ah mira, la Game Show… Yo voy a ir ahí”. Pensé en algo que fuera icónico, simple y fácil de reconocer y se me ocurrió que tenía que ser Mario, pero lo quise hacer en Drag, en mujer. Fue un crossplay y encima genderbend, fue como ¡Zaz! ¡Género! Rompiendo barreras. Cuando pasó eso tuve que empezar a conseguir las cosas. Me compré una peluca por Mercado Libre -que hoy en día la recuerdo y digo “qué hijo de puta el que me cobró 500 pesos esto porque es una garcha”, no conocía Once en ese momento. La recuerdo con cariño y odio al mismo tiempo-, además una de mis amigas se había ido de viaje de egresados a Bariloche y se disfrazó de Mario así que ya tenía el gorrito, me fui a la bond, me compré una remera roja y el vestidito de mierda que me lo hizo una piba que hoy en día labura mucho mejor, por suerte, porque en ese momento estaba mal en algunos lados, pero bueno. No me hice tetas, no me puse tacos: me mandé unas plataformas que hoy uso para ir a trabajar. Ese fue mi primer cosplay “oficial”, que fue a la vez mi segunda oportunidad en Drag y que lo rehíce el año pasado, pero le di una vuelta totalmente diferente: fui Mario de nuevo pero con pelucas nuevas, sin tacos, y como si fuese de los 90. Hice una perfo con eso, fue hermoso y lo haría de nuevo. Las dos veces que hice de Mario le agregué bigote.

N: Entonces fue tu primer cosplay, crossplay, genderbend,drag, todo. ¿Qué tanto ves que hayas mejorado?

D: Aprendí todo, aprendí un montón de cosas de pelucas, aprendí que nunca tengo que salir con una sola peluca, tengo que salir con tres mínimo por el volumen. Tengo la espalda muy grande y hay que equilibrarlo con algo. Además, ¿Quién no quiere un montón de pelo? Aparte de eso, me maquillo mucho mejor, totalmente. Me acuerdo de las fotos de ese día, el de la Game Show de 2015, que nos volvimos caminando y yo tenía toda la ceja despegada y pensaba que me veía re bien igual y no, no amiga, no te veías bien.

 

PH: Natalia Edith Leone

Aprendí a coser, lo cual es bueno. No coso todo porque tengo una maquina de coser china que nadie conoce la marca y nadie sabe por qué existe (para que te des una idea una de mis amigas cose hace años y sabe un montón de máquinas y costura y no conocía la marca de la mía) y las agujas, como es una máquina de mierda, se rompen todo el tiempo, entonces siempre tengo que ir a comprar agujas y no tengo ganas, pero cuando tengo agujas coso, me hago la que sabe hacer algo.

 

Creo que tengo mejor sentido del estilo sobre mi cuerpo y qué me queda bien y que no, qué es bueno y qué no, cómo generarle o restarle volumen a mi cuerpo en ciertas partes. Es un proceso pero se aprende.

N: ¿Cuánto tiempo soles tardar en prepararte cuando vas a un evento?

D: Depende mucho de qué voy a hacer y de cuántas ganas tenga. Me encanta tomarme mi tiempo, relajarme, escuchar música, hacerlo con amigos. Si estoy apurado lo hago en una hora, ahora bien, una hora no me garantiza que voy a tener las cejas bien tapadas. Di un taller de maquillaje en anicomix una vez y tenía que estar a las 12 pero antes me fui a lo de una amiga que vive en Belgrano, así que me fui hasta allá para después ir al evento y fue malísimo porque llegué a lo de mi amiga tarde, ella se había quedado dormida, estuve media hora abajo esperando a que me abriera la puerta, prepararme todo rápido. Al final di la clase de maquillaje con la ceja despegada… Pero nadie lo supo porque le pegué brillantina, o sea… La brillantina te salva de todo. Pero si, por lo general, entre una hora y tres llego a demorar.

N: ¿Cuál es el cosplay de los que tenes ahora que más te gusta?

PH: MS FOTOGRAFÍA

 

Es una pregunta fuerte porque con el tiempo -si bien empecé haciendo cross- dije “che podría hacer de chongo, ¿no? Y lo hice”. Shiro (Voltron) es uno de mis preferidos y estoy re feliz con ese cosplay porque hice todo yo -excepto por el pantalón, pero bueno, nadie hace los pantalones-. Me re copó como quedó. Sin embargo, uno que tengo en mi corazón siempre es el de Harley Quinn, porque fue el primero que hice con tiempo de preparación, haciendo todo yo, cosiendo las partes, mejorándolo cada vez que lo hago… Es mi preferido. Siempre.

 

PH: Otis Casey Photography

 

N: A Harley Quinn la llevaste a la Comic Con de NYC y también hiciste de Miss Marvel…

D: A la Comic Con del 2016 allá en NYC fui también con mi mamá. Para los que no sepan, mi familia no sabe que hago Drag ni que hago crossplay. Saben que hago cosplay pero no que hago Drag. Para mí lo saben mis viejos pero se hacen los pelotudos. No les dije por un tema de convivencia.

Pero bueno, el año pasado fui para allá a ver qué onda todo: hice de Dva hombre y de Jason Todd, cagado a trompadas. Me hice todo yo, es más, no tenía máquina de coser y lo armé todo a mano, con capa y todo. Cuando lo terminé de hacer lo prendí fuego, lo tiré a la tierra, para que se vea hecho mierda. Cuando llegué allá 10/10, no me reconocieron tanto pero me encantó. Me hice amigo de un grupito de pibes allá que la vez que fui en 2017 volví  ver y todo re bien.

En 2016 dije “che yo tengo que volver acá y tengo que venir en Drag”. Entonces el año pasado fui con mi novia y  decidí llevar tres cosplays porque conseguí entradas para los tres días. Llevé a Sailor Moon, a Harley Quinn de Suicide Squad y llevé uno que hice yo de Harley Quinn como si fue secretaria ejectuiva de Joker. Ese también lo cosí yo y está divino. Estando allá pensé en que podía comprar cosas de cosplay, viste que les llega todo. Entonces fui a un lugar que vende disfraces que en realidad son de cotillón, pero abajo tiene una parte “premium” en el subsuelo que tiene todos trajes re mostra, re lindos y, viéndolos, encontré uno de Storm blanco, el de los 90, el de Miss Marvel y otros también copados como de Poison Ivy, etc. La única diferencia con los otros es que costaban el doble pero valían la pena. Lo compré, ahí me compré también la peluca y los guantes y decidí encargarme después de las botas. Llegué al hotel y, siendo que lo tenía que usar al día siguiente, me di cuenta de que los cubrebotas no me servían porque no tenían pie y yo no tenía ningún calzado negro, así que no podía usarlos. La peluca, que simulaba ser una Lacefront era una cagada, no servía para nada. Era horrible. Lo único que servía eran los guantes y el body. Esa noche me fui hasta Forever 21 que está abierto hasta las 2am. Nati, mi novia, me dijo que había visto unas botas que me podían llegar a gustar -eran de red-. Yo no quería saber nada con esas botas porque no eran del personaje. Al no encontrar botas encontramos justo de esas, de mi talle y salían 20 dólares. Claramente las compré y ahora las amo y las voy a volver a usar. Me enamoré de esas botas. Y la peluca estuvimos hasta las 4 de la mañana intentando arreglarla y quedó como el orto, se le caía el pelo… Era horrible.

Al día siguiente decidí no ir a las 10 de la mañana al evento, sino un poquito más tarde así podía ir hasta Halloween Costumes y comprarme una Lacefront con la poca plata que me quedaba. Me fui hasta allá y ahí está la peluca hermosa que vio todo el mundo allá en NYC CC. Ese cosplay tuvo mucho éxito y nadie sabe que es de cotillón… Bueno, ahora si, pero no importa. Yo empodero el cotillón, no le veo nada de malo. En Comic Con acá este año vi a una Star de Star vs The Forces of Evil que estaba con todo el traje y la peluca de cotillón y todo brillaba. La vi y dije “yo quiero brillar así, que me de un reflector y la gente se quede ciega”. Lo voy a hacer algún día.

 

PH: Natalia Edith Leone

 

N: Más allá de las obviedades… ¿Qué diferencias encontras entre la comic con de NYC y la de acá? 

D: Acá hay mucho quilombo entre cosplayers. Yo creo que somos poca gente acá en Argentina y cada vez que alguien nuevo aparece y se trata de integrar -salvo que sea amigo, de amigo, de tal que tiene 90mil seguidores en instagram- lo tratan como el culo. Cuando empecé me trataban como el orto… Ahora me siguen tratando como el orto pero tengo más amigos. Yo que se, me chupa más un huevo. Allá el ambiente también es complicado pero no se conocen todos con todos, el quilombo está entre los que se conocen. Las convenciones son tan masivas que, por ejemplo, acá tenes a la familia que va a comic con con los dos hijos… Allá tenes a la familia que se fue a la comic con con los dos hijos, pero todos en cosplay. Capaz tenes diez millones de cosplays que fueron y los compraron el día anterior en un cotillón y nadie los critica porque saben que no van a presumir ni nada de eso. En cambio acá tenes a alguien que va de casualidad, con lo que puede, y lo miran y lo tratan como diciendo “mira… ¿Cómo se puede creer cosplayer?”. Callate.

Yo tengo algunos quilombos pero no les doy bola. Mi problema con la gente es por las cosas que dice, no me importa si es un post de facebook o algo, si hiciste un comentario recontra facho u homofóbico, no puedo tolerarlo, eso a mi me jode mucho, entonces a la hora de tirar las cartas sobre la mesa, tengo amigos que son amigos o conocidos de gente que no me cae bien justamente por esto. Y eso a mí me chupa un huevo. Hay otros que tal vez te dicen “¿Por qué sos amigos de tal?”. A mí no me sale eso, capaz me hace un poco de ruido al principio pero me olvido al toque o lo ignoro.  

Eso allá es muy diferente porque no hay grupos peleados con grupos, hay gente peleada con gente. Es como que vienen de tantos lugares diferentes… Por ejemplo, uno de los que es amigo mío, que se llama Pau,l es de Florida y otro de los chicos del grupo se llama Jeffree y es de Connecticut, re cerca de Nueva York. Ellos van con su grupo de amigos a encontrarse porque son personas que no se ven hace bocha de tiempo. Es como que te diga que yo soy amigo tuyo pero vos vivís en Córdoba, y somos amigos de tal que vive en Paraguay y nos vemos solamente una o dos veces al año en eventos, y no da pelearnos, lo divertido es juntarnos en eventos y después salir. Si hay quilombos en eventos son entre ellos individualmente, no del grupo de Connecticut con el grupo de Florida.

 

Fiesta Whip

N: Si pones en una balanza, al momento de hacer cosplay, ¿Qué te parece más importante: la realización, la interpretacion o la caracterización (maquillaje)?

 

D: Entre costura, maquillaje y actuación no me parece importante ninguna. Yo tengo dos opiniones sobre esto: el hecho principal es estar pasándola bien. Me gusta el cosplay, me gusta el drag, amo estar en cosplay y drag con amigos y eso me parece importantísimo y excede todo lo otro. A la vez no me parece ningún aspecto más importante que otro porque lo que realmente importa es el producto final y no tanto si te maquillaste vos o lo hiciste vos y si lo hiciste bien o mal. Yo en lo personal no se actuar y de todos modos haciendo personajes femeninos no puedo: tengo la voz grave, no me sale la voz de Harley Quinn, no llego a esos tonos, no soy Mariah Carey. Entonces me parece importante el hecho de pasarla bien y el hecho de tener una buena selfie para subir a Instagram al final del día.  

¿Viste la gente que dice “ay capaz me veo mal en mi cosplay pero al menos lo hice yo”? No, malísimo. Una vez una amiga me dijo que al final del día a nadie le importa si lo hiciste o no, lo que importa es que te veas bien, y es verdad eso. Yo hay cosas que las compro, como el cosplay de Bulma… ¿Por qué voy a hacer un vestidito que puedo comprar por, no se, 200 pesos? Me parecen medio estúpidas esas cosas… Si lo queres coser porque te gusta hacerlo y sos re detallista, buenísimo, si te da fiaca o no sabes y lo queres comprar, buenísimo también. Yo soy así, cuando tengo tiempo y ganas hago, cuando no, compro.

N: Cuando te propusiste hacer Cosplay Drag, ¿Cuáles fueron las barreras que fuiste derribando?

PH: LOVERFRIEND

 

D: Yo creo que es como todo en la vida: un proceso de desconstrucción de todo lo que te enseñaron desde que naciste y con lo que creciste. La primera barrera que derribé fue la de hacer cosplay de hombre, porque cuando empecé dije “yo no voy a hacer cosplay, voy a ser una Drag Queen que hace cosplay y me voy a volver exitosa y llena de plata sólo por eso”. Eventualmente, era la época en la que entrenaba y me miré al espejo cuando terminé de hacer drag y pensé “che, me veo bien de chabón, podría hacer cosplay de hombre” y no me acuerdo de qué hice pero lo hice y esa fue la primera barrera que rompí. No tenía porqué tener una especialización en el rubro, yo puedo hacer lo que quiera.

La segunda barrera fue volver a boliches en Drag. Cuando empecé a hacer Drag dije “no voy a pisar boliches porque no tengo porqué trabajar en boliches”, así fue como rechacé un plan de propuestas y no me volvieron a llamar nunca… Grave error, porque hoy en día me gustaría trabajar en algún boliche cada tanto. Cuando rompí esa barrera y decidí ir a algún boliche en Drag fue en la navidad de 2016, que fuimos a Trabestia con la Brigada Brillantina, que es mi familia Drag. Fue ir a ver a un montón de gente que hacía lo mismo que yo desde otra perspectiva y de otra forma de ser, fui recibida con muchísimo amor por todos. Fui de Poison Ivy y a todos les había encantado lo que hice, me sacaron fotos, tengo miles de fotos con mis amigas de la brigada y así fue como, cuando salieron esas imágenes, me ofrecieron hostear la siguiente trabestia y ahí fue cuando descubrí que amo estar arriba del escenario, hacer una perfo que con el tiempo y práctica fui mejorando, fui aprendiendo cosas, y empecé el 2017 en enero con una perfo. La última vez que pude hacer una perfo fue en NYCC de Miss Marvel al lado de un tacho de basura porque no tenía escenario y me sacaron un millón de fotos y salí en Infobae. HERMOSO.

Esas fueron las dos grandes barreras y la tercera fue empezar a tener amigos cosplayers. No pasaba por una cuestión de que no quería tener amigos cosplayers, no tenía la enfermedad de mi ex de “yo quiero ser el unico”, no. Pasaba por una cuestión de que fui conociendo gente valiosa que casualmente hacia cosplay y eso fue excelente. Audiencia, yo a Milu la vi de Futaba Sakura de Persona 5 en la Game Show y yo me quedé re manija al estilo “PARA, ESTA CHICA HIZO DE FUTABA, EL MEJOR PERSONAJE DEL MUNDO”, que quiero hacer pero me da paja. Derribar esta ultima barrera fue empezar a tener amigos cosplayers porque fui conociendo gente que no era garca y así es como ahora muchos de mis mejores amigos se dedican a esto. Yo creo que hay que saber de quien rodearse y con quienes compartir cosas. Yo no puedo rodearme de personas que hablen de “feminazis”.

N: ¿Qué le dirías a un pibe que es argentino y quiere hacer crossplay?

D: Me hiciste acordar a otra barrera más que rompí, digamosle la 2.5, que fue sacarme la idea de que soy la única crossplayer varón. Yo conozco re pocas pero no soy la única. Tuve que sacarme esa idea porque no conocía ninguna otra pero cuando lo pensé y lo entendí me ayudó a pensar y a encontrar amigos que hacen exactamente lo mismo que yo. Fue un momento terapéutico y así hice muchos amigos, como Manu de Uruguay, a quien conocí porque él hace crossplay.

Si le tuviese que decir algo a alguien que tiene esa intriga lo primero que le voy a decir es que no sea facho, que no vaya con la idea, que no empiece como empecé yo diciendo “yo soy un tipo vestido de mina” porque no, yo no soy un tipo vestido de mina. En los eventos hay tipos que hacen personajes de mujer pero con barba y con todo… No lo venden como crossplay, lo venden como un hombre vestido de mujer. Sáquense la idea de que los crossplayers somos tipos vestidos de minas o minas vestidas de tipos. Segundo, ténganse paciencia. La persona que empieza siempre arranca pensando que va a ser la más diosa de todas pero termina no haciéndolo porque no quiere ponerse pancho, o tetas, o maquillaje, no quiere ser muy mina. La idea de que la femeneidad está mal saquémosla a la mierda y entendamos que todos podemos hacer y ser todo. Fin. No sean bichas, sean diosas.  También saquemos la idea de que vestirse de mujer o de hombre tiene que ser de una manera particular: hay mujeres masculinas, hombres femeninos , que hay todo tipo de mujeres, todo tipo de hombres, hay mujeres con pito, hombres convagina… Saquemos la idea de que los hombres y las mujeres tienen que ser una manera.

Pueden encontrar a Dyhzy en Patreon, Instagram y Facebook y el domingo 21 como invitado en el evento Yutopia Chibi que se realizara en el Teatro Empire.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Nerdro
Cargue Más En 2018

Deja un comentario

Mira además

MEET THE COSPLAYER: PRINCESS PIYO-CHAN

MEET THE COSPLAYER: La sección de Nerdro donde mostramos un ping-pong de preguntas y respu…